Los 5 mecanismos de protección del ego según la Gestalt

El ser humano desde que es concebido tiene contacto consigo mismo y con el exterior. A medida que crece este contacto puede ser satisfactorio y/o amenazante. Si el contacto con su ambiente se volvió satisfactorio, esta relación consigo y con el mundo exterior, se tornara con confianza, seguridad y al mismo tiempo con límites adecuados. Si por el contrario, la relación contacto-ambiente se vuelve amenazante para el menor; éste aprenderá a través de los mecanismos de evasión a dirigir su energía consigo mismo y hacia el exterior de diversas maneras. Veamos cuales son estas maneras.

Para la Terapia Guestalt, Fritz Perls (1893-1970) su fundador, considera los mecanismos de evasión como esas maneras de interacción resistente consigo mismo y el ambiente. Perls, menciona cinco mecanismos donde cada uno de ellos presenta estilos expresivos particulares. Estos son: introyección, proyección, deflexión, retroflexión y confluencia.

  • Introyección. Todo comienza a ocurrir desde la infancia, cuando los padres y/o figuras de autoridad interactúan con el menor, estos le envían mensajes ya sea verbales o físicos al pequeño. Los mensajes, o chantajes emocionales, están cargados de nocividad, por ejemplo: “si comes eso, vas a engordar”, “los hombres no lloran”, “si te agarras ahí, se te va a caer”, etc. El niño tragará por completo la información dada por los demás, sin poder asimilar si es adecuada o no.

    En la interacción con los demás, el niño-adolescente-adulto tendrá un contacto con los demás lleno de patrones, actitudes, modos de actuar y pensar que no son verdaderamente de la persona, el límite que existe entre el otro y él mismo, es mínimo.

  • Proyección. Este mecanismo es la cara opuesta de la introyección. Los padres o figuras de autoridad no han sido lo suficientemente capaces de proveer un lugar seguro, confiado y de autoconocimiento. Se le ha dicho al niño que no es adecuada su manera de actuar o pensar, por lo que le es difícil aceptarse y por ende el niño crecerá con sentimientos de poca aceptación que hacen posible la proyección. Mediante este mecanismo de evasión, la persona busca liberarse de sus propios pensamientos fantaseados, dirigiéndoselos al mundo exterior. Su sentido de identidad se esparce por todas las cosas y/o personas que están a su alrededor.
  • Deflexión. En este mecanismo, los padres le proporcionaron al menor un ambiente hostil y fuera de cuidados cariñosos que permitieron que el niño evitara el contacto con el ambiente. Así mismo, los padres evitan hablar de temas que consideran tabúes, por lo que utilizan un lenguaje lleno de rodeos y/o eufemismos, que adulteran la información.

    La interacción que tiene consigo mismo y con los demás es superflua, sus interacciones fracasan, es incomprendido e impasible.

  • Retroflexión. El niño ha crecido creyendo que no debe hacerle enviar su energía a los demás, por lo que vuelca para sí todo lo que quisiera hacerle a los demás. Es su propio juez, nadie le ve, por lo que él se sienta frente al espejo para realizar esa actividad.

    En ocasiones sus impulsos son tan hostiles que logra agredirse a sí mismo.

  • Confluencia. Los padres o figuras de autoridad, le han enseñado al niño que él sin sus padres no es nadie, existe una sobreprotección por parte de ellos, una relación simbiótica que no permite conocer sus propios límites. Por lo que piensa que los dos son uno mismo.

    Crece creyendo que debe adecuarse a lo que la sociedad le dicta, amolda su conducta y sus acciones a favor de los demás. No conoce sus límites, ni el de los demás. Se cree culpable cuando la exigencia externa no es la que esperaba y/o sus acciones no fueron “suficientes” para el otro.

Para recordar: 

Si los padres no están libres de miedos o codependencias, los niños crecerán con semejantes problemas mentales.

Los niños nacen limpios e inmaculados, los padres y la sociedad los llenan de pecados, miedos, codependencias y demás basuras mentales.

Categorías: 
  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.