Acoso moral en la vida y en la empresa

En la vida, en el colegio, en la empresa, en las relaciones del día a día, los egos desean mantener su protagonismo, su poder. Estás son algunas de las estrategias de manipulación que se suelen usar para mantenerte sometido. La mayoría de las veces se realizan de manera inconsciente debido a las carencias emocionales del agresor que puede sentirse culpable al hacer consciente lo incorrecto de su actitud. Los psicópatas, capaces de anular sus sentimientos, son capaces de realizar esto conscientemente. De ellos es de quien más debemos estar protegidos, es decir, centrados en nosotros mismos, valorándonos, respetándonos y amándonos. Nadie puede hacerte nada si tú no quieres.

  • Ser presionado, criticado, juzgado o despreciado.
  • Ser aleccionado o aconsejado sin haberlo solicitado.
  • Que te digan lo que deberías sentir, pensar, querer o hacer.
  • Ser menospreciado o tratado como a un niño.
  • Que te dejen abandonado –porque alguien no ha cumplido su promesa, llega tarde o no hace lo que dijo que haría-.
  • Que invaliden tus sentimientos. Por ejemplo: “Tú no tienes derecho a estar enfadado”.
  • Que hagan bromas o se mofen o burlen de ti. A menos que haya amor y confianza entre dos personas, la burla suele ser abusiva.
  • Exigir que te hagan caso o te den la razón. Nadie esta obligado a prestarnos atención así que no manipules, resuelve tu aceptación o rechazo.
  • Cuando tu espacio físico o psíquico no es respetado. Por ejemplo: alguien toma algo tuyo sin pedírtelo, toma algo prestado que no te devuelve o no se respeta tu silencio para meditar.
  • Obsesión por tener la última palabra para demostrarte que estás equivocado.
  • No es respetada tu decisión.
  • Se amenaza tu intimidad con victimismo, castigos, abandonos, rechazos o maltratos. La violencia puede ser física, verbal o energética.
  • Se te exige algo o llama tu atención absorbente y constantemente. Por ejemplo, cuando tu pareja no sabe vivir ni con ella misma ni sin ti.
  • Manipulación a través de expectativas: ira, culpa, mal humor, victimismo, enfermedad o sexo.
  • Abusos sexuales. Relaciones sexuales con falta de sensibilidad. Sexualidad inapropiada: adulto con niño, por ejemplo.

Es muy probable que haya más pero con esta lista es suficiente para que medites sobre tu constelación familiar y social. No culpes a tus agresores, ya sabemos que es más fácil proyectar, pregúntate qué está pasando contigo para que atraigas a este tipo de personas a tu vida. Recuerda que no existe víctima inocente, si permites el abuso, la culpa no es del agresor sino tuya.

Para recordar: 

Nadie puede hacerte nada si tú no quieres.

No proyectes, no culpes, siempre, suceda lo que suceda, observate a ti mismo.

  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.