Beber agua engorda

Beber agua abundantemente es un requisito fundamental para el tratamiento de cualquier dolencia, ya que, bebiendo agua nos aseguramos una eliminación de residuos, un metabolismo y una digestión eficaz. Lo que permite al cuerpo ser su sanador más consciente. Sin embargo, si no se hace bien, puede producir trastornos como el aumento de peso y la obesidad. Veamos por qué.

Deshidratación y enfermedad

La deshidratación es quizá el problema más común y la raíz de muchas enfermedades de la vida moderna. Durante la deshidratación las células no pueden seguir funcionando de modo eficaz. Por lo que para protegerse de una mayor pérdida del poco agua que reciben, hacen que sus membranas acaparen una mayor cantidad de grasas, una de ellas el colesterol.

Pero este mecanismo que quiere evitar la deshidratación también hace que los deshechos del metabolismo, no abandonen las células, creando un entorno tóxico que es el que produce las enfermedades.

Durante el proceso de deshidratación los riñones y el resto del cuerpo retienen agua aumentando la cantidad de sal que necesitan. Por eso una persona deshidratada sentirá la necesidad de tomar alimentos muy salados.

Esta cantidad excesiva de sal, peor aún si son sales procesadas, hacen que los riñones se contraigan y filtren aún menos agua que antes. Lo que hace que la orina sea aún menos abundante. Aumentando la crisis tóxica.

¿Por qué beber agua engorda?

Tras al toma de conciencia de un trastorno de deshidratación, una persona que no se ha cuidado, tomando alimentos muy procesados, fritos, bollos, alcohol y bebidas azucaradas como refrescos, decide cuidarse y tomar el agua suficiente que puede ayudar a desintoxicar el cuerpo.

De pasar a tomar muy poca agua, comienza a tomar, 4, 6 u 8 vasos al día. Sin embargo dado que las células han creado una barrera, no están en condiciones de absorber la gran cantidad de agua que empiezan a recibir. Por lo que el agua queda estancada fuera de las células, provocando una retención de agua y por consiguiente, produciendo un aumento de peso. A algunos puede producirles no sólo obesidad, si no una congestión linfática e inflamaciones en ojos o tobillos.

A modo de conclusión

Beber agua es la mejor de la terapias,  al menos la primera que debe tenerse en cuenta a la hora de curar cualquier enfermedad. Pero como hemos visto, pasar de una deshidratación a una hidratación excesiva en un corto plazo de tiempo es peligroso, por lo que debe de hacerse gradualmente, y supervisado por un profesional de la salud.

Categorías: 
  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.