La esencia del amor tántrico

La esencia del verdadero amor es el alfa y el omega de la creación. Morir al amor es renancer como el auténtico Ser que somos. Tener miedo a perderlo es envejecer. No seas posesivo ni con tu cuerpo ni con tu pareja ni con tus relaciones. Considera sagrado tu cuerpo, tu pareja, tus relaciones. ¡Sánalos! Y si no te ama quien tienes a tu lado, ¡suéltalo, déjalo ir, vete! El verdadero Tantra empieza siempre más allá del orgasmo. No te autoengañes.

El siguiente texto fue popularizado por Osho en el s. XX aunque es mucho más antiguo. El Rudraya-mala-tantra es un agama -texto sagrado-, de la Escuela Tántrica Bhairava de Cachemira. Se desconoce su datación y autor exacta pero se puede ubicar entorno al s. VII aproximadamente. La diosa Devi le pide a su esposo Shiva que revele la esencia del camino a la realización de la realidad más elevada. En su respuesta, Shiva describe 112 maneras de meditar conforman un capítulo llamado Vigyan Bhairav Tantra. Referencias a esto aparecen en toda la literatura del shivaísmo cachemiro, lo que indica que fue considerado como un importante texto en la escuela monista de la doctrina Sivaíta de Cachemira.

Siva dijo...
El sexo es la energía básica. El Tantra la aprovecha, la transforma.

En el instante del amor el pasado y el futuro no existen. El amor te abre al infinito, a la eternidad de la existencia.

El sexo transferido a la cabeza es sexualidad; pensar acerca de ello es sexualidad. Vivirlo es muy distinto. Cualquier cosa vivida totalmente, te lleva más allá. No tengas miedo a nada, ¡vívelo!

Cuando se suprime el corazón, se crean necesidades simbólicas, se crean falsas necesidades. Y estamos llenos de falsas necesidades; por eso no estamos satisfechos.

Al comienzo de la unión sexual, mantén la atención en la llama inicial y consérvala evitando los rescoldos del final.

Cuando en el abrazo se agiten tus sentidos, cual hojas de un árbol, adéntrate en ese estremecimiento.

Cuando haces el amor, estás haciendo el amor con tu propia existencia. La mujer es solamente una puerta, el hombre es solamente una puerta. El otro es solamente una puerta al todo.

Cuanto más sensible seas, más vivo estarás; cuanto más vivo estés, más vida entrará en tu ser interior.

¿Qué hay de malo en gozar de ti mismo? ¿Qué hay de malo en ser feliz? Si hay algo malo está en tu infelicidad, porque la persona infeliz siempre atrae infelicidad a su alrededor. ¡Sé feliz!

El sexo sólo es el principio, no el fin. Pero si te pierdes en el principio, también te perderás el final.

Hay dos clases de clímax, dos tipos de orgasmo. La excitación tiene que utilizarse para ambos; o bien te mueves hacia la cúspide de la excitación o hacia el valle de la relajación.

Los ideales no pueden desarrollar tus posibilidades, solamente la experiencia, el conocimiento de lo real puede ayudarte.

En el amor tienes una posibilidad natural de rendirte. Ríndete y siéntelo; entonces deja que se extienda a todas las dimensiones de tu vida.

  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.