Magia sexual

Aquellos que lo ven con ojos sucios, con maldad, retorcimiento, deberían buscar dentro de sí mismos cuales son las razones para que sea así. Se puede sanar, el sexo con amor es belleza, es compartir, es entregar, es comunicar... no hay que ver culpabilidad ni miedo en nuestros actos, el sexo sólo es el juego del amor. Sanarse poco a poco e ir volviendo a lo natural nos mantiene alejados de la enfermedad y demás perturbaciones mentales y emocionales.

La magia es el arte de manejar las energías universales, de la naturaleza y particulares. Cuando hablamos de magia sexual, hablamos de un conocimiento acerca del uso consciente de la energía sexual en nosotros, un manejo normalmente desconocido, para el hombre cotidiano. Hay varias claves en esto, una es reconocer que somos el sexo, que la sensación sexual somos nosotros, es decir que no es algo separado, el sexo y yo, por ejemplo, pues la dualidad sólo existe en la mente del ignorante.

Una vez reconocido esto iremos más allá, tratando de descubrir la íntima relación existente entre sexualidad y éxtasis místico. El goce sexual es espiritual y sagrado, aunque nuestra cultura lo ha degradado a un simple acto reproductivo, mecánico, a veces con cierto placer genital y en muy pocos casos, con un goce que va más allá de lo orgánico, llegando a lo emocional, etc. La clave está en el manejo de tu energía sexual, allí se sitúa la imagen del hombre perfecto.

El que tenga oídos que escuche, porque aquí sí que hay sabiduría. Dentro de esa compenetración con lo mágico-artístico, uno comienza a apreciar la belleza del cuerpo, como manifestación de lo divino, como expresión de lo interno. Así la mujer es la Divina Madre, la eterna amante, la Sakti, la compañera de Siva. Son en realidad expresiones de fuerzas internas que el humano tiene a su alcance. El goce sexual, el momento de mayor intensidad, son el mismísimo Siva y la Divina Sakti, en su manifestación física.

Quien vea el sexo como algo sucio o liberador del estrés o lujurioso, simplemente está enfermo. Por tanto, actuará de manera lujuriosa yendo de cama en cama, de flor en flor, o bien, lo reprimirá. En ambos casos las enfermedades mentales, complejos, huidas, prejuicios, condicionamientos, miedos, neurosis, psicosis, rupturas del yo, crisis de identidad, narcisismos, etc. están aseguradas. La mayoría de nuestras enfermedades mentales tienen su raíz en errores cognitivos, en pensamientos incorrectos, tóxicos. Antiguamente la magia sexual era enseñada en secreto, en los templos de iniciación, y según cuentan algunos adeptos, sólo se le enseñaba este arte al discípulo despierto.

En la actualidad deberás encontrar un Maestr@ serio para aprender adecuadamente y superar las pruebas que te pondrá para ser aceptado. Lo cual nos viene a recalcar la importancia del tema, y la seriedad con la que debe de abordarse. No se trata de volvernos gimnastas sexuales, sino de ingresar en un mundo de percepción y sensibilidad, que el hombre común no accede. Para ello es menester cambiar la forma de pensar, y sentir, especialmente ésta última.

El ser humano actual, y sobre todo el que vive en occidente, necesita modificar la estructura de su pensamiento y sentimiento, para poder ingresar en los mundos internos, donde el conocimiento y la vivencia son fenómenos directos, y no requieren evaluación, o discusión, no exigen toma de partido, sino integración y plenitud. La absurda idea de tener una relación sexual lineal, donde ambos partícipes van en busca de algo, llamado orgasmo, pero que ni siquiera es como creen, el momento de mayor goce, resulta por demás limitadora, y por lo tanto, nos aleja del verdadero éxtasis sexual.

El éxtasis es una experiencia incomunicable, es algo místico y a la vez sexual. Son dos aspectos de una misma cosa. La energía que produce el éxtasis sexual, es la misma que nos lleva al éxtasis místico. Decíamos anteriormente que en la energía sexual está la imagen de nuestra perfección. Cuando no perdemos la energía sexual, esta retorna hacia adentro y hacia arriba, para formar nuestros vehículos superiores de conciencia, los cuerpos internos o koshas. Una vez formados estos cuerpos internos, el humano entra en una dimensión de la vida totalmente desconocida para la humanidad.

Pero la cristalización de este nuevo humano es toda una creación, una creación que se asemeja a la formación del universo, ya que somos un universo. La clave no es sólo encauzar la energía hacia adentro, sino que se necesita de un estado del alma diferente al cotidiano, por eso hablábamos de cambiar la forma de pensar y sentir. Requiere que estemos enamorados, pero no dependientes. Además de entregarse a ella sin miedo a nada, sin superioridades ni inferioridades ni manipulaciones de ningún tipo.

Por eso, antes de empezar a estudiar esta magia el adept@ debe aprender, comprender y practicar el Dharma Sivaíta, sin ello ningún Maestr@ serio le aceptará y menos hoy en día que abunda la superficialidad espiritual y el new age. Con este arte amatorio estamos trabajando con la serpiente sagrada, la Divina Sakti, Kundalini, que habita en el coxis, en el chakra básico, adormecida, pero esperando despertar, cuando sienta los llamados del auspicioso Siva.

Toda la información existente sobre el tema enfatiza el punto de no eliminar la energía sexual, lo que ocurre en el humano con la eyaculación. Es de gran importancia subrayar la idea oriental de que el hombre de occidente no conoce el orgasmo. Cree que esa sensación placentera post-eyaculatoria es el orgasmo, pero no lo es. El orgasmo en oriente es el mismo éxtasis, dicha, ananda. Lo que siente el hombre común es la sensación de alivio que se genera cuando se desbloquea la energía.

Cualquier energía bloqueada que se libera produce placer, y por consiguiente es aceptada de buen agrado, pero aquí estamos tratando de ir más adentro, a las raíces mismas de la comunión con lo divino, donde podemos participar de la sensación de éxtasis. No se trata solo de aplicar una técnica de no eyacular, o retener el semen o fluidos vaginales, sino que se trata de una actitud interna, que nos permita fundirnos con la totalidad. Si no experimentamos eso, no estaremos practicando magia sexual, sino un acto sexual más o menos rebuscado.

Se trata de transmutar la energía creadora, sublimarla, ascenderla, llenando el aura con ese fuego divino, para comenzar una creación interior. Esa creación nos lleva a cristalizar nuestros vehículos internos, también llamados Koshas, como se diría en sánscrito. Y esa energía se encuentra en el semen y en los fluidos vaginales, tanto los menstruales como los no menstruales, por tanto, debemos aprender a extraer la energía de esos fluidos y ascenderla por el Monte Meru o Susumnha.

Si reprimimos el orgasmo, no hay energía, y si eyaculamos o perdemos muchos fluidos también se disipa la energía. Como siempre, en el equilibrio está la virtud y la armonía. Los hombres que no eyaculan nunca, o eyaculan demasiado a menudo, se aseguran problemas con su próstata y a la larga, cáncer. Lo ideal en un hombre es eyacular una vez a la semana aproximadamente. Las mujeres que tienen demasiados fluidos vaginales, o pierden demasiado menstruo o es excesivamente escaso, tanto de lo mismo se puede decir.

Aún así, la espiritualidad no está en lo que eyaculas o dejas de eyacular sino en tu actitud interior, en tu absoluta consciencia omniscente en el aquí y ahora. Sólo cuando hay consciencia, sólo cuando Siva está despierto, Sakti, la energía, le sigue, va hacia Él devota y amorosa como una buena compañera para celebrar su matrimonio cósmico. Cuando la serpiente Kundalini despierta, comienza su labor de regeneración y creación.

En el acto de Magia Sexual la pareja se magnetiza mutuamente. Los plexos se cargan y potencian con el intercambio de caricias amorosas. Es importante lograr una muy buena excitación afín de sutilizar el alma y abrir el espíritu a la energía divina de Siva que comienza a llenar a ambos consortes. La apertura emocional que nos pone en contacto con la Voluptuosidad, es la entrada al reino de la Alta Magia.

Estas sensaciones son el alimento que el alma necesita para enfrentar la experiencia vital. En vez de tener una relación rápida y que se corta abruptamente por la irrupción del "pseudoorgasmo", el Mago se deleita danzando con su esposa en las aguas de la diosa Venus, la Voluptuosidad. Es evidente la tremenda dificultad que presenta el estudio de la Magia Sexual. No resulta nada fácil aprender el yoga sexual, el Maithuna, con su gobierno de las más delicadas corrientes de nervios y las múltiples influencias subconscientes, infraconscientes e inconscientes sobre el ánimo.

Liberarse de la concupiscencia animal, no reprimiéndola sino entregándose a ella para trascenderla, en aras de la espiritualidad es fundamental en la Magia Sexual, si es que en verdad queremos encontrar el hilo de Ariadna del ascenso, el áureo bramante que ha de conducirnos de las tinieblas a la luz, de la muerte a la inmortalidad. Por eso son capaces de Magia Sexual sólo los seres que tratan de superar el dilema dualista entre el mundo anímico y el de los sentidos, quienes dotados de íntima "vela", se hallan absolutamente libres de cualquier clase de hipocresía, mojigatería, negación y devaluación de la Vida.

La pérdida de la energía kundalínica simboliza la pérdida del amor divino que encarna el verdadero hombre, por eso pierde fuerza. Quien no lea, y practique durante años, las escrituras sagradas hindúes y tibetanas lo mejor que puede hacer es callar y aprender a escuchar de aquel que se encuentre versado en ellas. La divina soberbia ignorancia que existe en este tema en Occidente es algo a la orden del día. Recuerda que con Lilith nunca se puede celebrar ese matrimonio cósmico, ella tiene otra naturaleza, la antidependencia, un error cognitivo tan grave como la dependencia, y por eso, tras su impulsividad, sólo pudo tener cientos de hijos con el demonio Samael.

Sólo Parvati puede ser la Sakti de Siva. ¿Sabes cómo lo sedujo? Sigue leyendo y lo sabrás.

User picture: 
Imagen de KurmaRajadasa
Descripción corta para bloque de autor:
Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.
Para recordar: 

Para el Mago el sexo es arte, poesía, música, éxtasis, arrobamiento, devoción, adoración, entrega.

Para aprender deberás encontrar a tu Maestro y superar las pruebas de aptitud con el fin de ser aceptado. Y la primera prueba siempre será superar el rechazo y demostrar tu interés.

La vivencia de lo sexual como una comunión espiritual con nuestra pareja nos permite fusionarnos con nuestro Maestro interno, con la totalidad, con eso que nunca dejamos de ser, la Eternidad.

Cuando el discípulo está preparado el Maestro aparece.

Siva disfruta con la danza de Sakti pero nunca se deja engañar por ella pues sabe que su danza crea Maya, la Ilusión Cósmica.

El amor es la llave que abre la puerta y no la razón pero no el amor humano con sus codependencias y manipulaciones, sino el amor que se obtiene tras el silencio interior.

Todo lo queréis resolver con amor, pero el Amor como muy bien dijo Krishnamurti, no es superficial, vosotros sí.

Nuestros Terapeutas