Meditación para despertar tu fuego interior

En esta meditación vamos a liberar la energía bloqueada de todos los chakras, en especial la del tercer chakra, manipura. Gracias a ello podrás liberar toda toda ira, rencor, odio, etc. Una vez liberada sentirás una paz muy grande. La purificación a nivel físico limpia el cuerpo de toxinas. A nivel emocional se siente una gran liberación de las emociones contenidas o reprimidas. A nivel mental corrige creencias y pensamientos negativos, desvitalizantes y recalcitrantes.

En sánscrito, la lengua del Tantra y del Yoga, llamamos agni al fuego interior. Así pues está meditación también podría llamarse Dhyana Agni, la meditación del fuego interior. Está basada en una técnica de pranayama llamada bastrika. De aquí han nacido, en el siglo XX, la respiración holotrópica de Stanislav Grof y la terapia de renacimiento de Leonard Orr, Sondra Ray y Bob Mandel. Inspirado en las filosofías de yogis de India, Orr es un defensor de la idea de la inmortalidad física así como de la conciencia de prosperidad. Se basa en la idea de que nuestros pensamientos y las creencias que tenemos sobre nosotros mismos determinan las manifestaciones externas de nuestra vida. Cuando practiques con devoción y amor esta meditación comprenderás con tu corazón lo que dicen.

1. Es tu espacio, es tu momento.

Lo que debes hacer es primero buscar un lugar donde nadie te moleste, debes estar sola, sin ropa, sin ruidos, apaga el teléfono, el televisor y todo aquello que te pueda distraer. La soledad es muy importante así como no haber comido nada justo antes. El mejor momento para hacerlo es al amanecer pero también es válido cualquier otro momento donde te sientas tranquila y nadie te moleste. Es un momento sagrado para ti, tenlo en cuenta, ¡respétalo y respétate! Puedes poner música de tambores africanos, batucadas, cualquiera que te motive o estar en silencio. Puedes poner incienso natural o copal, velas, etc. Lo que necesites para estar cómoda.

2. Enciende el fuego interno

Siéntate con la espalda recta y las piernas cruzadas, aunque también puedes estar de pie, bailar y saltar según te inspire la música. Lo más importante no es el movimiento sino que te concéntres en tu respiración. Poco a poco se hará más profunda, potente, rápida y sonora. Alcanza la máxima velocidad y potencia que puedas mantener durante al menos 10 minutos, si puedes más tiempo hazlo, no te detengas, entrégate con pasión a la respiración. Puedes incorporar movimientos a tu cintura, a tu cuerpo si así profundizas en la respiración. No busques nada, no hagas nada en especial, sólo entrégate a tu respiración con pasión. Si sientes cansancio o mareo no te preocupes, sigue adelante, ríndete, se disipará rápido.

3. Deja que el fuego crezca en tu interior

Cuando ya no puedas más, explota, date permiso para reir, llorar, gritar, lo que nazca de ti pero no provoques nada, sólo déjate llevar. Deja que se libere lo que sientas sin provocar nada, sin hacer nada más, fluye, siente, déjalo ir, no juzgues nada, sólo obsérvate y no juzgues nada. Permanece ahí liberando esa energía reprimida el tiempo que necesites. Grita, llora, ríe todo lo que necesites.

4. Relájate y observa tu silencio

Cuando haya salido todo quédate en silencio, observa el silencio, disfrútalo, no hagas nada, sólo déjate llevar. Permanece ahí mínimo 30 minutos pero no cuentes el tiempo.

User picture: 
Imagen de KurmaRajadasa
Descripción corta para bloque de autor:
Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.
Categorías: