Mente, emociones y cáncer

El cuerpo se relaciona con personas intimas, como familia y parientes. En japonés Niku-Shin es el cuerpo carnal. Todos los tumores que se forman en el cuerpo (sarcomas, cáncer, quistes, etc.) son materializaciones de tumores mentales formados por conflictos entre personas de la familia.

Cuando una persona arrastra amargura por mucho tiempo en su corazón, su universo comienza a desarmonizarse causando disturbios celulares.
Resentimientos antiguos guardados en secreto y originados por miedo a perder a alguien o por echar a perder al único amor de tu vida, pueden materializar el cáncer en un órgano relacionado con un hecho.

El cáncer en realidad es fabricado por la mente humana por razones profundas que solo tu subconsciente conoce. Es una forma de inmovilizar personas para que se queden a tu lado, de castigar a alguien que te hirió profundamente, incluso a costa de tu propia vida, o un auto castigo por no haber actuado como debiste en algún momento de tu vida.

La dolencia, enfermedad o mal estar no desaparecerá mientras se retengan en el corazón emociones de amargura, y mientras la desarmonía con las personas cercanas perdure.

En primer lugar, la persona con el padecimiento requiere comprender que no debe construir un castillo de cristal en su mente donde vivirá por el resto de su vida, porque el día que este castillo caiga, su vida perderá sentido y razón de ser.

Debemos amar, respetar, y aceptar los cambios del mundo y de la vida. Perdonar profundamente a todo aquel que pudo haberte herido.

Tal vez sea necesario cambiar de ambiente, de lugar de residencia, es muy importante soltar el pasado para construir cosas nuevas, amarte cariñosamente y decidir ser feliz. Tal vez requieras terminar relaciones toxicas. Lo más importante es que aprendas a relacionarte a través del amor, y no a través de chantajes, codependencias, castigos, reproches, etc. Lo más importante es reconocer que todos nos equivocamos.

Perdona a tus padres y al resto de tus familiares, principalmente a tu pareja que también es víctima de ausencia de diálogo. Sea lo que sea, todo puede cambiarse. Acepta la felicidad y vuélvete dueño de tu propia vida. Libérate y vuelve a empezar. Ten la seguridad de que ninguna enfermedad es incurable.

Muchas personas se curan cuando reconocen humildemente sus errores o aceptan los errores de otros, procurando entender sin resentimientos.

Si la enfermedad no desaparece, es porque tu subconsciente continua guardando recuerdos negativos. Aprende a soltar todas esas creencias y programaciones con las que creas esa realidad amarga y dolorosa. Vuelve consciente lo inconsciente. Trabaja en mantener una conducta alegre y positiva, en todo momento, y decide volver a comenzar las veces que sea necesario.

Suelta de una vez por todas esa postura de víctima, cambia tus objetivos y comienza a construir tu independencia. Muévete en una nueva dirección y confía en que la vida te da todo lo que necesites si dejas de insistir en que debe de darte forzosamente las cosas a tu manera. Suelta tu orgullo.

En caso de que no logres mejorar tu condición por más que te esfuerces, busca ayuda de profesionales. Terapias modernas, neurolingüística o cualquier otro método que te enseñe a reconocer el amor incondicional de la vida. Si no sabes cómo hacer esto, estás en el sitio web correcto, requieres llenarte de dinamismo y recuperar pasión por vivir.

Curarte a ti mismo es solo una elección.

Amplía tu consciencia y no dependas de las opiniones ajenas, puedes curarte a ti mismo si lo decides.

Para recordar: 

El cáncer es una manifestación de desequilibrios emocionales profundos, falta de perdón y castigo a otros o a ti mismo.

Categorías: 
  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.