Ser espiritual no es ser sumiso y obediente, hay que mojarse

Entrevista que realizamos al escritor de la conciencia Carlos Lavado un típico día londinense, gris y lluvioso, aprovechando la presentación de su nuevo libro: Sospechamos de Dios

¿Por qué el titulo? ¿De qué es sospechoso Dios?
Has imaginado alguna vez algo grande, realmente maravilloso, sublime hasta la exageración y perfecto en su armonía y cuyo único sospechoso sea Dios. Según la Real Academia Española sospechoso es una persona cuya conducta o antecedentes inspiran desconfianza. Lo que quería con el título es jugar con esa palabra de tal manera que produjera un efecto interrogativo en las personas. Te cuento que ha habido gente que se ha formado una idea del libro sólo por el titulo y ya he recibido los primeros insultos y me han dedicado toda clase de improperios, porque asociaron automáticamente el titulo con algo malo o vejatorio hacia Dios. Me han dedicado toda clase de insultos, porque asociaron automáticamente el titulo con algo malo o vejatorio hacia Dios.

 ¿Pero el libro es justamente lo contrario?
Lo es para quien tiene la mente abierta y se plantea preguntas pero no para el fundamentalista.

Háblanos un poco del libro para que aquellas personas que no lo ha leído sepan de qué va.
Sospechamos de Dios es un libro multitemático. Quería escribir un libro sobre el enorme cambio de consciencia que se está produciendo en todo el mundo, pero no sólo desde el punto de vista “místico-espiritual” sino apoyando hechos ya demostrados por la ciencia y otras teorías que están ganando terreno en los círculos científicos ahora mismo.

De ahí la variedad de personajes y grupos…
Exacto, tenemos personajes tan dispares como el chamán Kay, la maestra Daya o el maestro Slimantaro que nos dan una visión y unos conceptos completamente espirituales del mundo y del Universo, porque para ellos nada hace falta que sea demostrado, el Universo, simplemente, ES. Y, por otro lado, tenemos una astrofísica española de la MIT, Lucía Ferrer; un paleoclimatólogo noruego, de nombre Gunnar; un cetólogo neozelandés, llamado Jack Gray que necesitan pruebas para creer, pero las pruebas que van encontrando a lo largo del libro les plantean más preguntas y ellos tienen una lucha interior porque saben que hay algo más que no pueden explicar.

Y terminan sospechando de Dios...
Sospechan de Dios porque las pruebas que ellos manejan no explican las dudas que sus investigaciones generan. Por ejemplo, se habla mucho del Big Bang y se ha aceptado que el Universo se creó a partir de esta Gran Explosión, pero existe una paradoja que los astrofísicos no saben cómo resolver y es que han descubierto estrellas que son mas antiguas que el Big Bang, ¡y esto es imposible! Es como si un hijo tuviera más edad que el padre.

Y aquí entra la física cuántica de la que hablas en el libro…
Lucía Ferrer, una astrofísica formada en la MIT, atea, pero con la mente abierta, después de tanto investigar y hacerse mil preguntas, llega a la conclusión de que si Dios existe, necesariamente tiene que ser cuántico. Y esto es porque en la física cuántica el tiempo y la distancia no son variables a tener en cuenta.

El libro empieza en una especie de canalización entre un ser especial, que es el protagonista del libro, llamado Theo y ¡una ballena! Te confieso que estuve tentado a no seguir leyendo porque me parecía absurdo, menos mal que superé ese prejuicio y continué leyendo y descubrí cosas importantísimas sobre las ballenas. Cuéntanos más sobre Theo y las ballenas.
Theo no es el protagonista del libro, para mí tiene más peso Lizue Zhang, de la que espero nos dé tiempo para hablar, más adelante. Theo es un ser único y especial. Padece el síndrome de Asperger y nació en la superconciencia de las almas gemelas. Sus padres eran metafísicos y vivían de acuerdo a esa filosofía, practicaban la alquimia sexual y Theo fue concebido de forma consciente por dos seres que eran conscientes -valga la redundancia, de su linaje espiritual. Eso hizo que Theo naciera con una pureza excepcional. Además, “padecía” el Síndrome de Asperger, sabes que también es conocida como la enfermedad de los sabios, y tenía la glándula pineal muy desarrollada. Todo esto hacía que Theo tuviera capacidades cerebrales ilimitadas pero también una pureza espiritual que sólo han poseído los grandes avatares que han pisado la Tierra. De ahí que Theo pudiera sentir a la Madre Tierra y conectarse con los elementales de la naturaleza. Soy consciente de que lo que voy a decir aún no se puede demostrar, pero eso no resta su veracidad. Y es que las ballenas realmente guardan la información de la historia de la Tierra, de alguna manera son como bibliotecas vivientes.

¿Y qué hay de las ballenas? Esta es la parte que más me intriga.
Nosotros pertenecemos a una sociedad que es mayoritariamente católica. La religión católica nos cuenta la historia de una serpiente que habló a Eva y la tentó. Aceptamos esa historia y no la cuestionamos, pero sí nos resulta chocante que una ballena, -que por cierto tiene un cerebro muchísimo más complejo que el de una serpiente-, pueda transmitir información. Sin embargo, debo aclarar que ese dialogo, así como la batalla final entre las ballenas y delfines contra los balleneros, es una licencia literaria. De todas formas, todos los que están metidos en metafísica saben el significado de las ballenas y la relación tan importante y estrecha con la Madre Tierra. Soy consciente de que lo que voy a decir aún no se puede demostrar, pero eso no resta su veracidad. Y es que las ballenas realmente guardan la información de la historia de la Tierra, de alguna manera son como bibliotecas vivientes. Tienen una consciencia diferente a la nuestra y nosotros, la humanidad, sabemos intuitivamente lo importante que son ellas, de ahí que el 90% de los países protejan a las ballenas.

El libro da para hablar de muchísimos temas y no tenemos tanto tiempo. Quiero que me hables de los grupos, ¿qué hay de verdad en todo eso?
Los Guerreros de la Luz y La Elite. Los primeros están formados por soñadores de un mundo mejor, gente consciente de su papel en el despertar de la consciencia y que luchan y sueñan con un mundo mejor. Los segundos, por las veinte familias más ricas del mundo, que quieren seguir dominando la tierra y mantener la consciencia dormida. Parte de la trama es de espionaje y es porque La Elite, a través de Hexagon, su brazo armado, se vale de estas técnicas para controlar el mundo. Utilizan la red Echelon y toda la tecnología para vigilarnos. ¿Qué hay de verdad en todo esto? Muchos lectores ya me lo han preguntado y, en este caso, es válida la respuesta de Galileo Galilei: nada es verdad, sin embargo, sucedió. Este libro habla del mal, pero sobre todo del bien y de esa batalla que se está librando a nivel de consciencia.

¿Cree que Sospechamos de Dios es una novela sólo para gente de túnica blanca, que practica yoga y quema incienso?
Un amigo después de leer la novela me riñó porque había matado a Zack Snyder, ex agente de la CIA y NSA. Me dijo que un hombre que supera su propia maldad no merece morir. Para los que no han leído el libro debo aclarar que Zack Snyder es un ex agente que se pasó a los Guerreros de la Luz y cuya misión es proteger la vida de Theo de los secuaces de La Elite.

Exacto. ¿Crees que Zack Snyder es un ejemplo de espiritualidad?
Desde luego que no. Vivimos en un mundo de contrastes, dual, en donde el bien convive con el mal. Este libro habla del mal, pero sobre todo del bien y de esa batalla que se está librando a nivel de consciencia.

De todos los personajes del libro, ¿por cuál sientes debilidad?
Por Lizue Zhang, sin duda. Ella lleva el peso de la historia en gran parte de la novela y por su condición de presidenta de la SEAT, -por cierto, mucha gente me ha preguntado si realmente existe la SEAT, y la respuesta es, sí. Pueden buscarlo en internet- y miembro de Los Guerreros de la Luz parece omnipresente en el libro. Te cuento que el personaje de Lizue Zhang no estaba planificado, surgió y adquirió tal fuerza que se convirtió en fundamental en la novela. Creo que todos debemos intentar cambiar el rincón del Universo en el que nos ha tocado interactuar, y la suma de millones de minicambios harán un gran cambio. El Gran Cambio de Consciencia.

Me contabas en privado que Lizue Zhang es tu ejemplo de espiritualidad. Me decías que es así como entiendes la verdad espiritual.
Mucha gente cree que ser espiritual es ser sumiso, obediente hasta el extremo de bajar la cabeza y nunca romper un huevo. Si alguna vez existió esa espiritualidad ya no sirve ahora. Vivimos una época de definiciones, de tomar partido, de mojarse. Creo en un tipo de espiritualidad que es activa, exactamente como el personaje de Lizue Zhang. Creo que todos debemos intentar cambiar el rincón del Universo en el que nos ha tocado interactuar, y la suma de millones de minicambios harán un gran cambio. El Gran Cambio de Consciencia.

¿Es eso lo que pretendes con este libro, ayudar en el cambio de consciencia?
Quiero intentar cambiar mi rincón en el Universo, pero ¡ojo!, sin evangelizar. Con mi verdad no intento convencer a nadie pero si quiero y aspiro a que otros vean mi camino y se digan: parece que este camino sirve, tal vez yo intente seguir uno parecido.

¿Es por esa razón el precio del libro tan barato?
Mucha gente tiene conflicto con este tema, asocian calidad con precio y eso les lleva a la confusión de que el libro es malo y por eso es barato. Yo elegí conscientemente, y adrede, el precio más barato posible y lo hice porque no quiero que el precio sea un obstáculo para su lectura. Incluso todos aquellos que saben de diseño de libros se darán cuenta que el libro tiene muchas horas de trabajo. Elegí conscientemente el precio más barato posible y lo hice porque no quiero que el precio sea un obstáculo para su lectura.

Especialmente la portada que tiene más de una lectura.
Exacto. Mucha gente sólo ve el perfil de una persona y se sorprenden cuando les digo que busquen más allá de lo evidente.

Y se topan con el litoral del mar, la ballena y las olas que también se pueden interpretar como ondas de pensamiento.
Que es justamente lo que trasmitía Theo, ondas de pensamiento. El litoral es la línea que han de cruzar esas personas que caminan solitarias y sin rumbo para sumergirse y empaparse del conocimiento del universo que guardan las ballenas. Esa maravilla de diseño es obra de un gran diseñador pero mejor amigo. En internet lo pueden encontrar como Señor Redondo | Diseño consciente.

Una última pregunta antes de terminar, ¿qué consejo le darías a la gente?
¿Consejo? No me atrevo a dar consejos. Soy un ser lleno de defectos, debilidades, bajos instintos. Soy consciente de ello y trabajo para ser mejor persona, o por lo menos intentarlo. Yo huyo del ejemplo de ser espiritual que nunca tiene un pensamiento malo, ni deseos prohibidos y que en cada paso está rodeado de santidad y dulzura. Somos seres duales, con nuestras virtudes y defectos, y en mi camino intento potenciar mis virtudes y dominar que no eliminar mis defectos. Me encanta meditar y practicar yoga, tuve un buen maestro en este camino y de él aprendí que no es santidad lo que debo perseguir sino la armonía.

Conoce todos sus libros en: www.carloslavado.com

Para recordar: 

Me han dedicado toda clase de insultos, porque asociaron automáticamente el titulo con algo malo o vejatorio hacia Dios.

Si Dios existe, necesariamente tiene que ser cuántico.

Soy consciente de que lo que voy a decir aún no se puede demostrar, pero eso no resta su veracidad. Y es que las ballenas realmente guardan la información de la historia de la Tierra, de alguna manera son como bibliotecas vivientes.

Creo que todos debemos intentar cambiar el rincón del Universo en el que nos ha tocado interactuar, y la suma de millones de minicambios harán un gran cambio. El Gran Cambio de Consciencia.

Este libro habla del mal, pero sobre todo del bien y de esa batalla que se está librando a nivel de consciencia.

Categorías: 
  • Imagen de KurmaRajadasa
    Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.