El arte de la India: Rasa, el placer estético

Rasa es el término clave de la estética india y la cualidad básica del arte. Es un estado subjetivo, más allá de la razón, cuyo poder evoca una emoción por lo estético parecida a la experiencia de iluminación budista -Nirvana-, o la liberación -Moksha-. Es un concepto que no puede describirse y sólo puede ser percibido de manera intuitiva, alcanzando el desapego, gracias al placer y sabor de lo estético.

El objetivo del arte es múltiple. En muchos casos, tiene como objetivo producir entretenimiento... pero no el objetivo principal de las artes en India. El objetivo principal del arte en India es crear rasa para elevar y transportar a los espectadores, a la expresión de la realidad última y los valores trascendentes.

Origen del concepto de Rasa

La teoría de rasa se atribuye a Bharata, un sabio-sacerdote que pudo haber vivido en algún momento entre el siglo I aC y el siglo III a. Pero su exposición más completa en drama, poesía, canciones y otras artes interpretativas se encuentra en las obras del filósofo de Shaivita de Cachemira Abhinavagupta (c . 1000 CE).

Rasa se produce a partir de una combinación de Determinantes ( vibhava ), Consecuentes ( anubhava ) y Estados Transitorios ( vyabhicaribhava ).
- Natyashastra 6.109 (~ 200 BCE-200 CE)

Emociones primarias

Cuando el término Rasa aparece en plural se refiere a las nueve emociones que constituyen los pilares de la obra. Según el Natya Sastra existen cuatro emociones primarias y cinco secundarias. Veámoslas.

  • Śanti. La paz. Emoción que provoca la serenidad, meditación y el estado de iluminación de la que surgen todas las demás emociones. Está asociado a un color “natural” que no se especifica. Se suele experimentar en las representaciones de los budas como el Buda de Sarnath -siglo V-, localizado Museo nacional de Delhi. Con sonrisa serena, párpados ligeramente entornados y rostro sereno. También en las representaciones del dios hindú Brahma.
  • Śringara. El erotismo. Emoción que produce el placer del amor y el placer erótico. Su color es oscuro -negro azulado como Krishna-. Puede ser de dos tipos:
    • el placer de los amantes al estar juntos.
    • el sufrimiento por estar separados.

    Se utilizan vestidos brillantes y atractivos y es representado en las numerosas parejas de amantes, por ejemplo en los templos tántricos de Ajanta, Maharashtra.

  • Rudra. La furia. El estado de ánimo que provoca la cólera y el enfado. Su color es el rojo. Es la emoción dominante de los demonios o de las divinidades terroríficas como, por ejemplo, Kali.
  • Hasya. El humor. Es la emoción de la alegría, de aquello que produce risa. Su color es el blanco y se utiliza con ropajes ridículos, desajustados o pertenecientes a otros. Así como con comportamientos ridículos o grotescos. Es una emoción muy sutil que puede llegar a tener hasta 6 niveles.

Emociones secundarias

  • Bhayanaka. Miedo. El estado de angustia o terror. Su color es el negro. Un ejemplo puede verse en la las pinturas de Ajanta, cuando un personaje femenino contempla al príncipe Śibi cortarse su propia carne para alimentar a un halcón hambriento.
  • Vitra. El heroísmo. Es la emoción de los dioses y héroes que demuestran su supremacía frente al enemigo. Su color es el blanco rosado. Se puede ver en las representaciones de la diosa Durga, derrotando al demonio Mahisa.
  • Adbhuta. El asombro. Es la emoción de la sorpresa y la admiración. Su color es el amarillo. Puede observarse en las representaciones donde los personajes que asisten a actos milagrosos.
  • Karuma. El dolor. Emoción que surge ante la compasión y la pena.Su color es el gris.
  • Bibhatsa. El desagrado. La emoción provocada por la aversión a algo. Su color es el azul.

El concepto de Bhava: el poder de la manifestación

Para que tenga lugar Rasa, se necesita de un proceso de transformación, aquello que está a punto de llegar a ser. Son las formas en las que el artista es capaz de sugerir los diferentes Rasas. Esto lo que se denomina Bhava.

El concepto de Dhvani o el arte como resonancia

Para que los Bhava lleguen a Rasa, se necesita de un vehículo que los transporte. Este vehículo se denomina dhvani o resonancia. Es el fluido invisible que trae hasta nosotros el sonido y la imagen. Pero es algo que va más allá del conocimiento, que se hace tangible gracias a la empatía.

Para comprender el arte indio, hay que dejar arrastrarse por esa onda, que nos alcance e inunde. Produciendo un desapego muy parecido a las experiencias místicas. La idea de resonancia se transmite a través de la multiplicación de los elementos que pueden llegar a habitar una composición, el sonido de los espacios donde escuchamos las voces de los actores o una composición musical.

Sintonizar con lo Divino

El poder de saborear rasa es una recompensa tras meditación profunda y con entrega. Todas estas emociones primarias que nos inundan al contemplar la obra de Shiva: el placer, la risa, la tristeza, la ira, la energía, el miedo, el disgusto, el heroísmo, el asombro... pueden convertirse con la guía adecuada en parte de un proceso de sanación. El Tantra nos enseña que podemos convertir el veneno en medicina, el placer del orgasmo en consciencia, la risa en conocimiento, la ira en liberación... todo puede ser parte de tu autodescubrimiento mediante la practica adecuada.

__
Este texto es un resumen del libro: Cánones de arte indio de Eva Fernández del Campo

User picture: 
Imagen de Saiva Raulinga
Descripción corta para bloque de autor:
Me gusta trabajar con gente abierta al cambio interno. A menos que sean así, no podrán ser capaces de provocar cualquier cambio a su alrededor por sí mismos.
Para recordar: 

Rasa no puede describirse y sólo puede ser percibido de manera intuitiva.

Es un estado subjetivo, más allá de la razón.

Categorías: