Amor tántrico

Si el papel de la mujer ha estado marcado por una lucha incansable a lo largo de la historia por la igualdad, por tener un lugar en la vida social y laboral, por el respeto a su dignidad y en esta lucha ha logrado tener avances significativos.

Cuando escuchas la palabra SEXO ¿qué es lo primero que viene a tu mente?, ¿cómo ha sido tu historia con el sexo?, ¿qué has aprendido a lo largo de tus experiencias sexuales?, ¿actualmente te sientes plenamente satisfecha o satisfecho en dicho tema?.

Nunca es oro todo lo que reluce, las apariencias jamás mostraron la Verdad aunque pocos son los interesados en conocerla. Tres son las funciones del sexo desde el punto de vista científico: la reproducción, el placer y la terapia.

Yo sí creo en el Amor aunque quizá de una manera muy diferente a ti. Yo no sé que es el Amor, al igual que no sé qué es la Belleza, la Libertad, la Verdad, la Iluminación o el Tao.

Lo único que te diferencia de una piedra es tu sensualidad. Efectivamente, sin sensualidad, sin erotismo, sin belleza nada podría existir en este mundo.

Nuestra sexualidad en estos tiempos está en crisis, aunque los indicadores externos nos hacen creer lo contrario. Libros, manuales, vídeos, debates televisivos dejan la sexualidad tan al descubierto que parece pecado mantenerla en la misma intimidad en la que nació.

La esencia del verdadero amor es el alfa y el omega de la creación. Morir al amor es renancer como el auténtico Ser que somos. Tener miedo a perderlo es envejecer. No seas posesivo ni con tu cuerpo ni con tu pareja ni con tus relaciones. Considera sagrado tu cuerpo, tu pareja, tus relaciones. ¡Sánalos!

Lal Ded, Lalla, Lal Diddi, Lalleshwari, Lalla Yogishwari o Lalishri son los nombres que identifican a una de las poetas místicas más importantes de Cachemira. Lal Ded nacida en Pandrethan, cerca de Shrinagar, en el año 1320 influenció a grandes maestros y místicos Sufíes y Sivaítas de Cachemira.

Muchas mujeres creen que es un arte fácil, que todas nacen con la lección aprendida, otras creen que sólo satisface a los hombres. Muchos hombres creen que la mujer tiene la obligación de hacerlo o son tan insensibles que sólo sienten placer con una pequeña felación en el glande.

  • Las mentes inmaduras quieren controlar a sus parejas en sus vidas. Las maduras saben que si su pareja es realmente suya, no hay necesidad de control.
  • Las mentes inmaduras te gritan porque no las llamas. Las maduras sólo se limitan a decirles con poemas y mensajes dulces que la recuerdes, nunca reclaman nada.

Páginas