Gestalt

Son nuestros miedos no reconocidos ni trabajados lo que cierran nuestro corazón al amor, al amor a nosotros mismos y a los demás.

La Gestalt, es espontánea, fluye con la vida, no precipita y no aconseja. Vive fuera de los juicios, explota la creatividad e integra al ser humano. Se trabaja con el aquí y el ahora, con el presente, que es lo único que tenemos hoy. Si te aferras al pasado, generas depresión, si piensas en el futuro obtendrás ansiedad.